Autores: Rocío Fernández1, María González1, José Manuel García2

Alimentación y EPOC

El gasto energético basal (la cantidad de energía necesaria para mantener las necesidades vitales) suele estar aumentado en los pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), lo que se traduce en una elevada prevalencia de desnutrición (25-35% de los casos) y, con ello, un peor pronóstico de la enfermedad debido a las complicaciones clínicas asociadas. Por ello, la prevención y el tratamiento dietético enfocado a la recuperación nutricional debe ser un objetivo fundamental en el tratamiento médico.

La disfagia (dificultad para tragar) debe tenerse en cuenta, ya que existe una alta prevalencia entre estos pacientes de padecer alteraciones en la deglución, aumentando así el riesgo de sufrir infecciones respiratorias. Por ello, la adaptación de la dieta oral es indispensable en estos casos.

Por último, se estima que el 60% de los pacientes con EPOC tiene déficit de vitamina D, por lo que se propone controlar periódicamente los niveles de esta vitamina y suplementarla si fuese necesario (siempre controlado por un especialista).

Recomendaciones nutricionales con EPOC

Los pacientes con EPOC padecen una enfermedad respiratoria crónica que puede causarles problemas para mantener un estado nutricional adecuado, debido sobre todo a la falta de apetito y a la pérdida de peso que ello supone.

Las siguientes recomendaciones servirán para disminuir la sintomatología de saciedad precoz y aumentar el peso de forma saludable con alimentos de mayor densidad energética.

Recomendaciones prácticas

  • Realizar pequeñas tomas fraccionadas en 6 comidas al día.
  • Comer despacio y masticar muy bien los alimentos.
  • Reposar 30 minutos aproximadamente después de las comidas.
  • Evitar temperaturas extremas, mejor consumir la comida templada.
  • Separar los líquidos de las comidas (evitar saciedad precoz).
  • Si existe reflujo: evitar bebidas irritantes, como café, té o bebidas gaseosas.
  • Evitar preparaciones muy condimentadas, sobre todo picantes (saciedad precoz y reflujo).
  • Si existe cor pulmonale (insuficiencia cardiaca): restringir sal de las comidas (evitar edemas).
  • Llevar un menú adecuado a las necesidades de la persona para evitar perder peso.
  • No fumar.
  • Evitar las bebidas alcohólicas.

Recomendaciones nutricionales saludables generales

  • Asegurar el consumo de al menos 3 raciones de fruta al día. Una debe ser rica en vitamina C (naranja, mandarina, kiwi, fresa, frutos rojos).
  • Las verduras deben formar parte de tu menú diario, intentado que una ración sea en crudo.
  • Elegir los cereales preferentemente integrales o de grano entero (arroz, pasta, pan, quinoa, cous-cous, etc.).
  • Si existe reflujo, evitar verduras que causen flatulencias (coliflor, brócoli, coles de Bruselas, etc.), frutas muy ácidas (limón, naranja), caldos y sopas, alimentos muy grasos y preparaciones muy condimentadas.
  • No abusar del consumo de carne roja, elegir preferentemente carne blanca (pollo, pavo, conejo).
  • Es importante aumentar el consumo de pescados azules por su elevado contenido en vitamina D y omega 3 (salmón, pez espada, atún, caballa, trucha, sardinas, etc.).
  • Aumentar el consumo de grasas saludables (aceite de oliva virgen extra), disminuir la grasa animal diaria (mantequilla, carnes rojas, embutidos ), evitar las grasas trans o hidrogenadas (galletas, margarinas, bollería, galletas).

Recomendaciones nutricionales para aumentar la ingesta alimentaria

Las siguientes recomendaciones van dirigidas a mantener o incrementar la ingesta para no perder peso o incluso ganarlo si fuese necesario. Normalmente, en las personas con EPOC el apetito está disminuido, por lo que se debe incrementar la densidad calórica de los alimentos (alimentos que con poca cantidad aporten muchas calorías).

Para ello, se pueden utilizar los enriquecedores alimentarios con el objetivo de aumentar el contenido calórico de las preparaciones. A continuación, se detallan ejemplos de alimentos que podemos añadir a las recetas originales para darle un aporte calórico extra.

Un nutricionista puede ayudarte a configurar tu alimentación dándote ideas prácticas adaptadas a tu situación particular y tus gustos.

Bibliografía

  • De Miguel Díez J, Salgado Aranda S, Bretón Lesmes I.Recomendaciones dietéticas y suplementos nutricionales en la EPOC. Rev Patol Respir. 2018.
  • Martín Palmero Á, Castro Alija MJ, Gómez Candela C. Evaluación y tratamiento nutricional en el paciente con EPOC. Monogr Arch Bronconeumol. 2017.
  • Celli BR, Locantore N, Tal-Singer R, Riley J, Miller B, Vestbo J, et al. Emphysema and extrapulmonary tissue loss in COPD: a multi-organ loss of tissue phenotype. Eur Respir J. 2018.
  • Itoh M, Tsuji T, Nemoto K, Nakamura H, Aoshiba K, Schols AMWJ, et al. Undernutrition in patients with COPD and its treatment. Nutrients. 2015.
  • Miravitlles M, Calle M, Molina J, Almagro P, Gómez JT, Trigueros JA, et al. Actualización 2021 de la Guía Española de la EPOC (GesEPOC). Tratamiento farmacológico de la EPOC estable. Archivos de Bronconeumología. 1 de enero de 2022.
  • Ayucar A, Olveira G. Recomendaciones nutricionales para el paciente con enfermedad obstructiva crónica (EPOC). Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, (consultado el 12 de julio de 2015). Disponible en: www.humv.es/estatico/ua/ endocrino/recomendaciones/EPOC.pdf
  • Comunidad de Madrid. Guías de recomendaciones al alta de pacientes. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y sobrepeso. Disponible en: http://www.comunidad.madrid/servicios/salud/alimentacion-situaciones- especificas#enfermedad-obstructiva-cronica-epoc

1. Dietista-nutricionista

2. Facultativo especialista del área de Endocrinología