Autor: Gerard Muñoz1

EPOC y actividad física

La enfermedad obstructiva crónica (EPOC) es una enfermedad que se caracteriza por una limitación crónica al flujo aéreo y por la persistencia de una serie de síntomas. Estos síntomas pueden ser la disnea, que suele ser progresiva, y la tos crónica, que puede ir acompañada o no de expectoración; también es frecuente la aparición de empeoramientos clínicos denominados agudizaciones. Muchos de los pacientes con EPOC tienen, además, otras comorbilidades que dificultan, más si cabe, el manejo de la enfermedad.

La EPOC puede provocar diferentes problemas respiratorios que se pueden cronificar como:

  • La tos y la expectoración diaria.
  • La disnea progresiva, que es la sensación de ahogo que aparece sobre todo durante el ejercicio.
  • La reducción de los volúmenes pulmonares, el atrapamiento aéreo, la hiperinsuflación pulmonar, que son los problemas derivados de la propia enfermedad y que se definen como la disminución de la cantidad de aire que llena los pulmones y a su vez la incapacidad para vaciarlos.
  • El enfisema, que se define como la alteración de las paredes alveolares.
  • Problemas con la saturación de oxígeno, que significa un déficit en el intercambio de gases y, por lo tanto, menor cantidad de oxígeno que llega a la sangre.

Además de esta afectación pulmonar, se ha descrito también una alteración sistémica, provocando una disminución de la fuerza muscular periférica, como son la musculatura de las extremidades inferiores y superiores; este déficit acaba influyendo en un deterioro de la capacidad al ejercicio, es decir, una menor tolerancia a mantener ciertas intensidades al realizar una actividad física. Esta puede ir desde actividades más vigorosas, como cargar pesos, correr, subir escaleras y/o rampas, hasta actividades más relacionadas con la vida diaria, como podría ser asearse, cambiarse de ropa o andar por casa.

Beneficios de la actividad física en EPOC

Además del tratamiento habitual de la EPOC, como los broncodilatadores y corticoides inhalados, oxigenoterapia, ventilación mecánica, antibioticoterapia, etc., existen otro tipo de intervenciones no médicas, como pueden ser la nutrición, la deshabituación tabáquica, la ayuda psicológica, la educación sanitaria y la actividad física.

Concretamente, mejorar la calidad de vida, mejorar la tolerancia al ejercicio, reducir las hospitalizaciones, reducir las agudizaciones y la mortalidad, así como mejorar los síntomas de depresión y ansiedad. También, se ha visto que incrementa la fuerza de la musculatura periférica, así como la musculatura respiratoria.

Tipos de entrenamiento

Existen diferentes tipos de programas para la mejora de la actividad física en los pacientes con EPOC y que generalmente se dividen en: entrenamiento global (más conocidos como entrenamiento aeróbico) y otros que se caracterizan por un entrenamiento más analítico (principalmente ejercicios de fuerza/resistencia de grupos musculares).

  • Entrenamientos globales: idealmente se realizan en ámbito hospitalario y se suele usar un tapiz rodante o mediante un cicloergómetro, también conocido como una bici estática con la capacidad de aumentar la resistencia mediante el incremento de vatios. El tipo de entrenamiento se puede hacer de carga constante o de carga interválica, definiendo la carga como la intensidad mediante los vatios generados por el paciente.
  • Entrenamiento analítico de fuerza/resistencia: dependiendo del grupo muscular que se quiera trabajar, se pueden usar aparatos tipo mancuernas, bancos de cuádriceps o dispositivos específicos para trabajar la musculatura respiratoria. La duración de estos programas de entrenamiento se establece entre 8-12 semanas y entre 3 y 5 días a la semana.

En cuanto a las intensidades de entrenamiento, se establecen de manera individualizada dependiendo del tipo de entrenamiento y de los datos basales del paciente.

Adherencia a la actividad física en EPOC

A pesar de esta eficacia ampliamente probada, existe aún una considerable baja adherencia a los tratamientos no farmacológicos por parte de los pacientes con EPOC.

Existen una serie de elementos que dificultan la adherencia a los programas de mejora de la actividad física, como son:

  • Cambios propios en el estado de la enfermedad.
  • Problemas personales.
  • Falta de soporte.
  • Factores externos.
  • Hábito tabáquico.
  • Dificultades propias del programa de entrenamiento.

Sin embargo, también existen una serie de facilitadores para aumentar tal adherencia, como podrían ser:

  • Soporte social.
  • Soporte profesional.
  • Beneficios percibidos por el paciente.
  • Aumento en el control de la sintomatología.
  • Motivación.
  • Diversidad de los propios programas, como podría ser la variación del tipo de ejercicios.

La baja capacidad física se ha asociado también al incremento del sedentarismo y este se ha asociado a una peor calidad de vida y a un mayor uso de los recursos sanitarios, además de una progresiva pérdida de la función pulmonar y un aumento de la disnea.

Finalmente, cabe decir que para paliar esta baja adherencia a los programas de entrenamiento físico se están promoviendo diferentes modalidades de entrenamiento, como son los programas mixtos (hospitalario-domicilio), programas con actividades grupales, circuitos urbanos o programas íntegramente a domicilio que pueden ser seguidos de manera remota.

Sin duda es esencial para el paciente EPOC mantenerse activo y realizar un mínimo de actividad física moderada diaria para disfrutar de los destacados beneficios que ello conlleva.

El sedentarismo incrementa la progresiva pérdida de función pulmonar,
lo que repercutirá
en la calidad
de vida del paciente
con EPOC.

Bibliografía

  • Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease. Global strategy for the diagnosis, management, and prevention of chronic obstructive pulmonary disease 2019 report.
  • Tsiligianni I, Kocks JWH. Daytime symptoms of chronic obstructive pulmonary disease: a systematic review. NPJ Prim Care Respir Med. 2020 Feb 21;30(1):6.
  • Agustí AG. Systemic effects of chronic obstructive pulmonary disease. Proc Am Thorac Soc. 2005;2(4):367-70; discussion 371-2.
  • Gosselink R, De Vos J, van den Heuvel SP, Segers J, Decramer M, Kwakkel G. Impact of inspiratory muscle training in patients with COPD: what is the evidence? Eur Respir J. 2011 Feb;37(2):416-25.
  • Gloeckl R, Marinov B, Pitta F. Practical recommendations for exercise training in patients with COPD. Eur Respir Rev. 2013 Jun 1;22(128):178-86.
  • Thorpe O, Johnston K, Kumar S. Barriers and enablers to physical activity participation in patients with COPD: a systematic review. J Cardiopulm Rehabil Prev. 2012 Nov-Dec;32(6):359-69.
  • Dogra S, Good J, Buman MP, Gardiner PA, Copeland JL, Stickland MK. Physical activity and sedentary time are related to clinically relevant health outcomes among adults with obstructive lung disease. BMC Pulm Med. 2018 Jun 7;18(1):98.
  • Cox NS, Dal Corso S, Hansen H, McDonald CF, Hill CJ, Zanaboni P, Alison JA, O’Halloran P, Macdonald H, Holland AE. Telerehabilitation for chronic respiratory disease. Cochrane Database Syst Rev. 2021 Jan 29;1(1):CD013040.
  • Arbillaga-Etxarri A, Torrent-Pallicer J, Gimeno-Santos E, Barberan-Garcia A, Delgado A, Balcells E, Rodríguez DA, Vilaró J, Vall-Casas P, Irurtia A, Rodriguez-Roisin R, Garcia-Aymerich J; Urban Training™ Study Group. Validation of Walking Trails for the Urban Training™ of Chronic Obstructive Pulmonary Disease Patients. PLoS One. 2016 Jan 14;11(1):e0146705.
  • Barker RE, Brighton LJ, Maddocks M, Nolan CM, Patel S, Walsh JA, Polgar O, Wenneberg J, Kon SSC, Wedzicha JA, Man WDC, Farquhar M. Integrating Home-Based Exercise Training with a Hospital at Home Service for Patients Hospitalised with Acute Exacerbations of COPD: Developing the Model Using Accelerated Experience-Based Co-Design. Int J Chron Obstruct Pulmon Dis. 2021 Apr 19;16:1035-1049.

1.Investigador postdoctoral. Instituto de Investigación Biomédica Girona/Hospital
Universitario Dr. Josep Trueta de Girona.
Director del grado de Physiotherapy EUSES-UB. Barcelona.