Esta etapa comienza con la aparición de los primeros síntomas, que pueden pasar desapercibidos o confundirse con otros problemas respiratorios. A medida que se intensifican, el paciente suele iniciar una búsqueda de información, recurriendo a diversas fuentes para comprender lo que está experimentando. Posteriormente, la visita al médico se convierte en un paso crucial, donde se discuten los síntomas y se realizan pruebas específicas para confirmar el diagnóstico de EPOC, brindando así la base para un manejo adecuado de la enfermedad.

Contenidos

Proyecto avalado por: